+543546410000

Quiénes somos

Nuestra Historia

En 1885, la estancia (a medio construir) y algunos terrenos aledaños fueron comprados por Benigno Moyano, quien se dedicaba esencialmente a la ganadería, a su suegro Dermidio Carranza. Precisamente, el nombre de la estancia obedece a una decisión de Benigno Moyano quien nombra a la casona “Hungría” en honor a su esposa María Teresa y tomando como referencia el esplendor y popularidad de la emperatriz Austro- Húngara, María Teresa de Austria.

La Estancia se ubica sobre el Antiguo Camino Real y fue posta y estafeta postal.

En 1892 se realiza la ampliación, agregando la galería frontal y dándole el estilo arquitectónico greco romano que puede percibirse en los arcos de medio punto y las monumentales columnas. Justamente en la fachada se puede observar el año en el que se construyó ese sector.

De sus instalaciones se destacan el sótano y la capilla que pudimos recuperar sin variantes en el diseño original. El techo de la galería frontal mantiene los tirantes de álamo y bovedilla con cañizo en algunas partes.

En 1999 adquirimos La Hungría comenzándose con un trabajo de puesta en valor y reconstrucción que respeta fielmente tanto la ubicación de la mayoría de los ambientes, como así también los materiales de calidad utilizados, lo cual convierte a nuestra Estancia en sí misma en un atractivo turístico para el Valle de Calamuchita.

Hicimos de la Estancia un Hotel Boutique, rodeado de una arboleda centenaria y vegetación autóctona. Los visitantes, como antaño, deben transitar unos metros del antiguo y misterioso Camino Real. Llegan a un sitio apacible, donde se impone el respetuoso reciclado del antiguo casco de Estancia. El patio interno con vista a las sierras chicas y a la capilla funciona como conector de las habitaciones y de la sala desayunador/ comedor. Una pileta soberbia con camastros surge en el medio del campo, y los invita a disfrutar del sol, de “hacer nada”, extasiarse mirando el paisaje o respirar el mejor aire.

Nuestra Estancia es el sitio perfecto para un día de verano o una noche de invierno: Donde la luna, el silencio y las estrellas se confabulan para agasajarlos.

Nuestras instalaciones permiten una estadía confortable, donde el silencio sólo es interrumpido por el canto de los pájaros.

La Hungría osee ocho amplias y confortables habitaciones, con cómodos sommiers , pisos de madera y baños en suite de última generación.

Al despertar, les brindamos un delicioso desayuno de campo que da energía para continuar disfrutando la estadía.

Brindamos a los huéspedes intimidad, tranquilidad, exclusividad y el confort de un hotel de lujo en un edificio histórico dotado de la mejor tecnología al servicio del descanso.

Privilegiamos el respeto por la preservación de nuestra historia, respetando la armonía de su entorno, la exquisitez en la decoración, el mimo en los detalles… una atención que haga sentir al huésped parte de la familia del lugar.

Comunicate vía Whatsapp